Testimonios

Testimonio programa de mentoring

“En cada sesión encuentro la paz. Aprendo, me renuevo.

Desde que comencé con los encuentros no he vuelto al punto inicial. Siento que se incorporan las técnicas, los consejos y puedo hacer y sentir a diario de esta manera.

Cuando la confusión, la tristeza o la preocupación vuelven, ya no lo hacen con tanta fuerza, pronto se transforman en oportunidades y nuevos comienzos.

Encuentro la paz y otra vez aprendo. Perdono, me perdono, doy gracias y otra vez soy nuevo, aquí, ahora. “

Gracias Jorge,

Un abrazo,

David R. Músico, autor y productor.

 

Testimonios de alumnos de 2º de enfermería. ULPGC. Lanzarote. 2017.

“Indanza: un camino de auto-encuentro”

Sinceramente, esta terapia ha sido la mejor de todas. Ha sido una experiencia increíble, desde la charla inicial hasta la práctica de la indanza. Es cierto que al principio parecía un poco extraña puesto que la manera en que el terapeuta comenzó la clase pues nos resultó un poco extraño o por lo menos a mí. Toda ese misticismo que lo rodeaba, todo lo que nos iba contando y preguntando y que tan poco habitualmente compartimos con los demás. Quizás fue eso lo que al principio chocó. Sin embargo después, a cada pregunta que realizaba se hacía todo más interesante, sobre todo la parte en que comenzó a hablar de la intuición y su relación con las mentes brillantes de la historia de la humanidad. Eso quizás fue lo que más me
gusto ya que me dio un impulso motivador que me hizo pensar en que algún día los que nos encontrábamos en aquella sala podríamos llegar a ser también una figura de repercusión en la historia.
Ya después en la práctica de la indanza, pudimos vernos entre todos los que estábamos allí de una manera en la que nunca nos habíamos visto. Normalmente somos compañeros de clase que tratan de ser cordiales los unos con los otros pero manteniendo las distancias y en aquel momento esas distancias desaparecieron como si todos hubiésemos sido mejores amigos desde siempre. Algunos lloraron ya que con algunos de los ejercicios de la indanza había tiempo para reflexionar y algunos recordaron a sus más allegados, otros recordaron a los que ya no están con ellos y sobre todo se emocionaron. Yo me emocioné a mi forma, sonriendo, a pesar de tener el semblante serio. Hay gente que llora de alegría o tristeza, otros que se ríen a
carcajadas, a mi me da por sonreír y con eso me siento expresado.
Además gracias a la práctica de este taller he podido averiguar qué es la indanza y cómo se desarrolla en la práctica. La verdad es que es increíble, no sé si por el terapeuta o por la indanza en si. En resumen, ha sido una de las mejores experiencias que he tenido hasta el momento dentro de la carrera.

Alumno de 2º de enfermería

 

Cuando empezó el taller estaba un poco escéptico, o con barreras, aunque habían muchas cosas en las que coincidía con Jorge. Aunque durante la charla cada vez más me sentí más identificado con lo que decía. Después de la charla me ha generado ciertas dudas y me ha regalado ciertas posibilidades que experimentaré y comprobaré si me sirven a lo largo de mi vida. En cuestión del taller y los ejercicios que hicimos me gustaron mucho, me hicieron pasármelo bien hasta los ejercicios finales, que me dejó bastante sorprendido como consiguió que todos nosotros nos abriéramos emocionalmente y nos sintiéramos conectados todos con todos.

Ha sido el taller que más me ha encantado, con el que más me he implicado quizás y el que más efecto me ha producido. Ha sido una experiencia que me ha encantado tener en mi vida.

Alumno de 2º de enfermería.

 

He sentido una conexión con el resto del grupo. Durante la charla me sentí comprendida a pesar de las creencias individuales de cada persona, no conocía esta terapia y me ha gustado bastante. Ha sido todo un descubrimiento.

Alumno de 2º de enfermería.

Ha sido una experiencia única. No sabía que a través de la danza podría conectar conmigo misma y con mis compañeros de una manera distinta y me gustó bastante.

Además la charla que nos dio el hombre estuvo bastante bien, y me hizo replantearme muchos  aspectos de mi vida y a cuestionarme algunas cosas que creía conocer pero que ya no es lo que yo creía.

La repetiría sin dudarlo.

Aida M. M. Alumna de 2º de enfermería.

 

Me pareció una terapia preciosa y muy emocionante. Sentí mucha tranquilidad y liberación cuando realicé la práctica porque me desahogué y me emocioné mucho, y eso hizo que me sintiese bastante mejor. Generalmente siempre intento reprimir mis emociones y controlar la manera en la que mis sentimientos me afectan, pero al llevar a cabo el taller me dejé llevar y supongo que me liberé de todo lo que estaba intentando ocultar. Ahora sé que con solo mirar a las personas a los ojos, y dejarnos llevar por lo que estos nos expresan, podemos cambiar el mundo. Al principio de la terapia me sentía muy identificada con todo lo que Jorge decía, porque creo que tenemos formas de pensar muy parecidas, y creemos en las mismas cosas. A medida que fuimos avanzando y realizamos las actividades, sobretodo aquella que consistía en mirarnos a los ojos, empecé a sentir la profundidad que se escondía en algunas miradas. Me pareció súper bonito porque miro a mis compañeros todos los días, pero nunca lo había hecho de la forma en la que lo hicimos en la terapia.  […] Todos tenemos mucho que ofrecer y podemos complementarnos de formas que desconocemos, y lo que me parece bonito es mirar a la otra persona sin ningún tipo de artificio, con toda nuestra sinceridad, exponiendo nuestra vulnerabilidad y agradeciendo la reciprocidad de la otra persona en el mismo ámbito.

Alumna de 2º de enfermería.

 

Mi experiencia en esta terapia ha sido inexplicable, increíble, bonita y maravillosa. Lo que conseguí relajarme en esta terapia no lo había conseguido del todo con las anteriores terapias, sin duda alguna esta ha sido una de las terapias más divertidas, emocionantes, interesantes y bonitas que he tratado en clase. Durante la clase, mi cabeza era un mar de dudas, me interesaba por todo lo que decía el que explicaba la charla, estaba muy interesante todo lo que dijo durante ella. Me resultó interesante cómo a lo largo de la terapia pasábamos por diferentes emociones, al principio estábamos muy interesados, a lo largo de la terapia nos reíamos lo pasábamos bien, y de último terminamos llorando algunos por lo que consiguió hacer la terapia en nosotros, lo que nos permitió expresar mediante ella y el cómo nos afectó. A pesar de terminar la terapia llorando ha sido muy buena y que sin duda alguna volvería a repetir.

Lo que siento después de haberla realizado, fue una tranquilidad, confianza, simpatía, amor…etc., me sentía desahogada y relajada, algo que viene muy bien a estas alturas del curso. Es inexplicable la sensación tan agradable que conseguí tener al terminar esta terapia, aprendes a ver las cosas diferentes o las que pensabas de una manera resultan ser de otras finalmente.

Con respecto a mi sentir de ahora con el de antes es, como he dicho anteriormente, una tranquilidad y un desahogo increíble, lástima que con el estrés que hay en la universidad en pocos días desaparecerá. He de decir que cuando comenzó la clase pensaba que iba a ser una clase aburrida o no interesante, ya que no tenía ni idea de lo que trataba esta terapia.

Lo que sé ahora que antes no sabía puede ser las cosas que explicó el chico durante la clase, me aclaró muchas dudas que he tenido a lo largo de la vida, así como también me enseñó a mirar e interesarme más por los demás, y a saber ponerme en el lugar de ellos.

Al principio de la terapia me resultaba algo aburrida, pero a medida que fue avanzando me interesé mucho por lo que nos estaba explicando, me divertí bastante cuando comenzó a realizar las actividades entre nosotros y fue muy emocionante el final, ya que la música junto con lo que él nos explicaba llegó un momento de tristeza pero con un fin de bienestar.

La expectativa nueva de esta terapia que se me ha abierto es que si todos queremos, el mundo podría ir a mejor, es decir, con tan solo dar algo de nosotros mismos podemos hacer que nos sintamos mucho mejor y no llevar una vida tan estresante y sin amor.

Alumno de 2º de enfermería.

 

En una palabra, seria fascinante. Esta terapia te conecta contigo mismo a un nivel interior bastante profundo y te enseña bastantes cosas que desconocías de ti mismo.

Alumno de 2º de enfermería

 

Después de realizar el taller me sentí bien, feliz como positivo. En comparación de cómo estaba cuando empecé me sentí un poco más por decirlo de algún modo “liberado”.
El proceso del taller constaba de dos partes: una que era como una charla y en la que
participábamos todos dando nuestra opinión y la segunda que era más haciendo unos
ejercicios. En la primera parte hablamos de las creencias de cada uno y Jorge nos explicó cómo después de un suceso que le paso cambió y también de su método Sentir para Saber.
En la segunda parte realizamos una serie de ejercicios como bailar al ritmo de la música, en parejas que íbamos alternando, después teníamos que ponernos en grupo según el número que decía y caminábamos cogidos de las manos bailando. Luego hicimos uno que tenías que caminar pero muy despacio, otro teníamos que cerrar los ojos y hacer un movimiento con las manos, después llevabas las manos al corazón y al cabo de un rato teníamos que caminar hasta que encontráramos a alguien y le acariciábamos. En otro nos poníamos en círculo e íbamos dando la mano a la persona que nos apetecía y la mirábamos a los ojos y si queríamos la abrazábamos y podíamos si queríamos decirle algo.
Con respecto a cómo me sentí, pues, en la primera parte si pensaba como Jorge en algunas cosas pero en otras no y claro todo de lo que se hablaba eran cosas muy místicas por lo tanto son cosas que cada uno tiene su verdad y ya. Pero en general la charla fue interesante y me gustó.
Con respecto a la segunda parte al principio pues no tenía nada en especial pero a medida que iban pasando los ejercicios si notaba cosas. Con el ejercicio que empecé a sentir cosas fue en el que teníamos que caminar muy despacio, con ese ejercicio me vino como un dolor al pecho como un nudo, el cual siguió hasta que me emocioné ya casi en el último ejercicio en el cual cogías a la persona con las manos, la mirabas a los ojos y si querías pues la abrazabas y le decías lo que querías expresarle.
En conclusión fue un taller el cual te hace darte cuanta de muchas cosas tanto internas tuyas como también externas. Para mí ha sido el mejor taller que he hecho de todos porque es un taller muy bonito, muy humano, el cual te acerca a los demás, en el cual encuentras amor. Ha sido una bonita experiencia.

Alumno de 2º de enfermería

 

Ha sido una de las terapias más profundas. Cuando escucho algún tipo de música en alguna escena de una película en la que sobresalen los sentimientos, me suelen recorrer escalofríos por el cuerpo, al igual que al escuchar algún discurso intenso por ese mismo camino en el que afloran sentimientos tanto de tristeza, satisfacción o esperanza, como me ha pasado durante muchas ocasiones en las que nos hablaba Jorge, nuestro terapeuta, me sentía muy evadido de lo demás, sintiéndome yo, ahí mismo, sintiéndome en paz. Por otro lado, esa armonía en la que íbamos entrando el grupo con cada actividad que se nos marcaba, y esa serenidad y amistad que se iban haciendo más intensas entre nosotros, ha sido otro de los puntos bonitos de esta terapia. Cabe destacar que en ningún momento me sentí mal, ridículo, ni nada por el estilo.

Alumno de 2º de enfermería

 

Me ha alegrado el alma leer los testimonios de los estudiantes de enfermería.
Fui estudiante de la primera promoción de esta escuela y guardó un amor y un cariño especial.
Tengo gratos recuerdos de la Escuela y sobre todo recuerdos inmejorables de la calidad profesional y humana del profesorado que me hicieron sentir en casa en una isla que todavía no tenía la infraestructura para recibir estudiantes universitarios. Entre ellas Mapi Martinez que en ése momento era directora de la escuela y fue como una madre para todos los estudiantes.Desde aquí le agradezco nuevamente su calidad humana,su amor y compromiso en todo lo que hace.
A ti querido Jorge Santana te conocí mucho tiempo después de terminar mis estudios de enfermería.Es una de las experiencias más intensas y clasificadoras que he tenido acerca de los sentidos y la percepción humana. Como bien dices tú ”Sentir para saber”. Definitivamente el sentir nos ofrece mucha información que jamás nos ofrecerá el intelecto y que abre muchas posibilidades a la evolución humana.
Ojalá te hubiera conocido en la escuela como estos estudiantes que hoy tienen la suerte de tener esta experiencia. Estoy segura que me hubiera facilitado la vida y sobre todo me hubiera evitado muchísimo sufrimiento.
Desde aquí te agradezco todo lo que has aportado y sigues aportando en mi vida.
GRACIAS,GRACIAS,
GRACIAS ❤️❤️

Maribel G.B. Enfermera. Coaching con caballos.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Testimonio Sistema Indanza

InDanza, un espacio para cuidar-me, permitir-me, sentir-me y amar-me. Gracias Jorge por tan bella creación.

Vanesa T.

 

Testimonio Sistema Indanza

Para mi ha sido atravesar los paisajes internos de los que no me creía capaz y descubrir paisajes nuevos que me permiten estar cada vez más en armonía con mi propia vida.

María del Mar M. O.

 

¿Cómo resumir mi experiencia en la Escuela Acuario?

Para mí es una manera nueva de sentir que me lleva a una nueva manera de relacionarme conmigo misma y con los demás, basada en la RESPONSABILIDAD y el AMOR. He aprendido a amarme sobre todas las cosas y desde ese amor, amar al otro, sabiendo que el otro no dejo de ser yo.Las palabras COMPASIÓN y GRATITUD llenan mi corazón al recordarme en cada proceso vivido.

Ahora soy quien siempre he querido SER: YO MISMA.

Ana A.

 

Estos años de andadura en la Escuela Acuario me han ofrecido, me han dado la oportunidad de DESVELAR mi manera cínica de estar en el mundo, de SER una humana auténtica, esa autenticidad de simplemente SER con todo y todo…y así continúo en este bello camino de valles y cumbres conmigo, contigo, con todos… experimento la simpleza de SER HUMANA.

Gracias.

ANA T.S.

 

Contigo

Llegaste a mi vida como llega un ángel, una vez rendida.

Llegaste así, de sorpresa, como llega todo lo bueno, cuando ya no esperas nada y te sorprendes inocente ……..leí algo en un email que llegó que no sé como llegó ni recuerdo qué decía, pero lo que sí recuerdo es que caló dentro de mi y te busqué con ganas de saber más……yo, que había dejado de buscar creyendo que podía sola……….. pero esto era diferente.

 Me emocioné leyéndote en un profundo reconocimiento que resonaba vivo en todo mi Ser, ESTO SI, ASI SI…………y con ese SI comenzó hace casi siete años mi andadura contigo/conmigo de volver siempre a “donde habita lo más bonito de mi” – cómo dices tú.

Es simple contigo, no hay enredos, tan simple, profundo y humano como una respiración.

Y si, lo sé,  lo simple no es fácil para las mentes condicionadas como las nuestras, por eso sigo contando contigo, me ayudas a traerme de vuelta, a recordarme lo importante que soy para la vida que soy……..a Ser…….a silenciarme y escuchar……… todo lo demás sobra para empezar de nuevo.

Sentir fue el camino que sigue siendo hoy, amor haciendo el resto, serenando todas las aguas, las tormentas, las idas y venidas, ya está, así de simple Es contigo.

 Inocencia entre unas alas siempre dispuestas a abrirse a lo que Es. Inspiración que sabe del dulce olor del recién nacido.

Lo complejo se torna simple cayendo de tu boca como manjares que vienen de lejos para Ser sabor aquí. Si aquí. Tejiendo, Uniendo Cielo y Tierra. 

Tu invitación a Ser en Libertad me conmueve.

No caben mis palabras sin edad en unos labios con tiempo para nombrar el amor que me llena el contar contigo.  

Reconozco en ti lo que siempre supe. Gracias por Ser reflejo de mi Recuerdo.

Gratitud que llueve por dentro al eco de un saber que viene de lejos, al medio que trae aquí Verdad.

Tu silencio habla. No escribo halagos, y Si, un Reconocer.  

Tus palabras danzan lo que siempre estuvo.

Susana E.